03. Mentiras de Fernando Mata.

“el que habla mentiras no escapará”

Proverbios 19:5

La difamación implica el acto de publicar una declaración sobre una persona, ya sea por escrito o transmitida a través de diversas plataformas tales como la radio, la televisión o Internet, que es falsa y amenaza con dañar la reputación de una o varias personas. Para lograr este propósito, Fernando Mata ha usado de LA MENTIRA, afirmando que yo borré un documento de mi sitio web, el cual, supuestamente, me estaba causando algún daño. Voy a demostrar a continuación, que la imputación de tal acción y tal motivo, así como el supuesto efecto, son falsos. Una vez que pruebe estas cosas, estaré demostrando que Fernando Mata ES MENTIROSO, y así, un DIFAMADOR (cfr. Tito 3:2). Consideremos las palabras del detractor Fernando Mata, y luego mi respuesta.

FM: “A las iglesias de Cristo: Que la paz del Señor sea siempre con ustedes. La mayoría de los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana conocemos al hermano Bill Reeves.”

Respuesta: Estimado lector, advertimos que las palabras iniciales de Fernando Mata son pura hipocresía. No es verdad que desea “la paz del Señor” para las iglesias. ¿Es verdad que quiere la paz, un individuo que, habiendo creado un grupo de WhatsApp para compartir estudios bíblicos, lo cual es del todo legítimo, haya usado dicho espacio para estar haciendo acusaciones falsas en contra de otros? ¿Es verdad que quiere la paz para las iglesias, alguien que les envía una carta con mentiras, difamando a su prójimo? Cualquier individuo que diga que quiere la paz para las iglesias, y luego se dedica a propagar imputaciones fraudulentas entre las iglesias es un FARSANTE. Todo mentiroso es un HIPÓCRITA (cfr. 1 Timoteo 4:2), y Fernando Mata aquí se pinta de cuerpo entero. Es cierto que la paz puede entrar en crisis por decir la verdad, pero también es seguro que dicha paz se verá sumamente afectada por causa de sus DIFAMACIONES y CALUMNIAS. Tales obras carnales no pueden tener otro fruto que la división, ¡y hay de aquel por provocar tales conflictos entre los santos! Lo único que muestra el detractor de Fernando Mata con sus mentiras, las que estaré exhibiendo a continuación, es el ODIO que siente, sobre todo, hacia Luis Barros y su servidor. Detrás de sus mentiras está el odio en contra nuestra, y con su proceder, llevando sus calumnias por donde puede, es síntoma de su necedad. Él dirá que no nos odia, pero sus acciones dicen todo lo contrario. Recuerde, “El que encubre el odio es de labios mentirosos; y el que propaga calumnia es necio” (Proverbios 10:18).

Por otro lado, es verdad que muchos conocimos al hermano Bill H. Reeves, y hasta donde sabemos, nuestro hermano no era infalible. Su fidelidad y amor por la obra del Señor no representan garantía de infalibilidad. Como todo ser humano, él también era propenso a cometer errores y a ser engañado. Entre los mismos apóstoles se hizo evidente dicha realidad (cfr. Santiago 3:2; Gálatas 2:11). Esto será importante tenerlo en mente, sobre todo cuando leemos referencias a su persona en la nefasta obra de Fernando Mata, quien toma las palabras de nuestro hermano Bill H. Reeves como la pura verdad, solamente cuando son convenientes para su causa. Pero, cuando las mismas palabras de hermanos como Bill H. Reeves, Wayne Partain, Gardner Hall y otros contradicen sus ideas, entonces no son dignos de fiar, y quien lo haga, solamente los tendrá como “vacas sagradas”. En esto vemos la hipocresía por un lado, y el engaño por otro. 

FM: “En el presente documento, presentamos la evidencia de que el hermano Bill Reeves murió sin tener comunión con Lorenzo Luévano por este tener comunión (solapar a…) con Luis Adriano Barros, contra quienes ya varios hermanos y hermanas de varios países han testificado que es libidinoso, lujurioso, mentiroso y acosador sexual.”

Respuesta: Muy bien, es de suma importancia, estimado lector, que tome nota de la cuestión bajo consideración. ¿Es verdad que Bill H. Reeves me cortó la comunión por “solapar a” Luis Barros? ¿Es verdad que yo borré intencionalmente cierto documento, por afectarme ante la hermandad? Ya veremos si tales cosas son ciertas o no. Por otro lado, Fernando Mata dice, sobre Luis Barros, que “varios hermanos y hermanas de varios países han testificado que es libidinoso, lujurioso, mentiroso y acosador sexual”; y ante esto, preguntamos, ¿han mentido? Por ser “varios” y de “varios países” no significa que estén diciendo algo que sea cierto. En Hechos 25:7, dice, “Cuando éste llegó, lo rodearon los judíos que habían venido de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, las cuales no podían probar”. Aquí tenemos a hombres sumamente “influyentes” (v. 2), quienes “habían venido de Jerusalén” a Cesarea para hacer “muchas y graves acusaciones” pero ¿Cuántas de ellas “podían probar”? ¡Ninguna! El hecho de que “varios hermanos” de “varios países” han “testificado” una variedad de graves acusaciones, no significa que estén diciendo la verdad. ¡Todavía tienen que probar sus acusaciones! La prueba no es que sean muchos y de varios países. Además, si el testimonio de ellos vale algo, el testimonio de muchos otros, que dicen precisamente lo contrario, ¡también tiene valor! ¿O no? Ahora resulta que, todos los que testifiquen y desmientan a los “testigos del detractor Fernando Mata” no deben ser escuchados, y ser tenidos por “solapadores”; mientras que el detractor y su grupo de correligionarios son unas “blancas palomas”. Ya veremos si los tales mienten o no. Esté atento.

FM: “Aquí la evidencia: El 17 de noviembre de 2018, Lorenzo Luévano publicó un artículo en su página el cuál tituló “¿Por qué Wayne Partain y Bill Reeves no tienen comunión con Luévano?”. El documento YA NO ESTÁ DISPONIBLE EN INTERNET. ¿Por qué lo borró Luévano?”

Respuesta: En estas palabras, el detractor Fernando Mata confunde “evidencia” con la declaración de ciertos hechos. Una cosa es que determinados hechos hayan ocurrido, pero es falso que tales hechos sean evidencia de otros que jamás han sucedido. Él dice, “Aquí la evidencia” pero, ¿evidencia de qué? Nada de lo que dice es evidencia. Nada en sus palabras muestra que yo borré el documento referido, y que lo borré para ocultarlo, y que lo borré por hacernos daño a mí y a Luis Barros. Considere lo siguiente:

  • ¿Publiqué yo ese artículo? Sí, pero eso no es “evidencia” de que yo lo haya borrado con la intención de ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño.
  • ¿Publiqué ese artículo el “17 de noviembre de 2018”? Sí, pero eso no es “evidencia” de que yo lo haya borrado con la intención de ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño.
  • ¿Publiqué ese artículo en mí “página” web? Sí, pero eso no es “evidencia” de que yo lo haya borrado con la intención de ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño.
  • Es verdad que llevó por título, “¿Por qué Wayne Partain y Bill Reeves no tienen comunión con Luévano?” Pero eso tampoco es “evidencia” de que yo lo haya borrado con la intención de ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño.
  • El documento ¿“YA NO ESTÁ DISPONIBLE EN INTERNET”? No estuvo disponible por las razones que más adelante estaré explicando; pero, eso tampoco es “evidencia” de que yo lo haya borrado con la intención de ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño. Existen una gran variedad de razones por las cuales un documento publicado en Internet ya no esté disponible. Por tanto, es un craso error presentar estos hechos como evidencia de que yo haya borrado tal documento, y esto, para ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño.

Cuando sigamos respondiendo las palabras del detractor Fernando Mata, siempre faltará la “evidencia” de que yo haya borrado ese documento, y esto, con la intención de ocultarlo de la vista de la hermandad por hacernos daño. Si usted ha sido engañado por el difamador Fernando Mata, y tiene la perversa carta que estamos respondiendo, busque usted mismo, busque y subraye la “evidencia” de que yo borré el documento, y que lo borré para ocultarlo de la vista de la hermandad, y que lo borré por hacernos daño. Si no encuentra tal “evidencia”, entonces ahora no solo yo puedo probar que Fernando Mata es MENTIROSO, sino también usted. Usted mismo ha corroborado lo que aquí estamos exponiendo.

Lo que realmente tenemos aquí, es un ejemplo de LA VILEZA DE FERNANDO MATA. Él pregunta, “¿Por qué lo borró Luévano?”. Con su pregunta, él afirma que yo borré el artículo que menciona sin tener fundamento alguno. Y aunque es verdad que yo lo publiqué, es mentira que yo lo borré. Y la verdad mezclada con la mentira, es una absoluta mentira. Fernando Mata nos quiso compartir una “evidencia”, y lo único que logró, fue dejar “evidencia” de su mentira, de su engaño, de su infamia. ¿Se arrepentirá por eso? Ya lo veremos.

¿Qué sucedió con el documento?

Si alguien tenía o tuvo un interés en dicho documento, y luego de buscarlo en mi sitio web, no lo encontró, lo sano y correcto era que me preguntara sobre él. Lo que no es sano, sino enfermizo, es comenzar a lucubrar sobre supuestas acciones y motivos malvados, y sobre ciertos efectos que no son reales, por los cuales supuestamente yo borré tal documento. Entonces, si yo no borré dicho documento, ¿Qué fue lo que pasó con él? Aquí les voy a mostrar la verdad de todo el asunto; y mientras lo hago, les voy a probar que “la burra no era parda”, como afirmó maliciosamente Fernando Mata, a pesar de tener él los “pelos pardos” en sus manos. ¡Sus pelos eran de otra burra!

He aquí los hechos y verdaderas evidencias. Durante el mes de abril, del año 2020, el sitio web “Volviendo a la Biblia”, en su totalidad, dejó de estar en línea repentinamente. Reitero, en su totalidad. ¿Dirá Fernando Mata que, por ese artículo que él menciona, borré todo mi sitio web? ¿Quién creerá semejante disparate? ¿Qué sucedió, entonces? Se me notificó, por parte de la empresa donde estaba alojado mi sitio web, que había dejado de estar en línea “por falta de pago”. Desde luego, esto no era posible, dado que yo tenía cubierto el pago correspondiente a ese año. Por tal motivo, y dado que yo tenía el año pagado, me comuniqué con la empresa donde el sitio estaba hospedado (La empresa se llama, DigitalServer), y he aquí lo que me informaron.

Yo escribí a la empresa el 22/04/2020, siendo las dos veces, a las 13:24 y 29, y ellos me respondieron inmediatamente (a las 13:34), para indicarme la razón por la cual el sitio fue suspendido.

Para el día 23, la empresa me informó oficialmente sobre el asunto, incluyendo detalles técnicos relativos al problema.

Después de estas aclaraciones, y hechos los ajustes que esta empresa llevó a cabo en mí “hospedaje”, el sitio web volvió a estar en línea, pero con muchos archivos no disponibles. Entonces, y dado que algunos hermanos me escribían para indicarme que no encontraban determinado artículo, informé lo siguiente:

Este lamentable inconveniente, no solo afectó al archivo que Fernando Mata falsamente dice que yo borré, sino a muchos, pero muchos documentos de mi sitio web. Le muestro algunos ejemplos. Si usted nota allí en la publicación de Facebook, hay un enlace relativo al “Apoyo” que solicité para migrar el sitio web a otra empresa. Si usted llega a esa publicación e intenta acceder a ese enlace, mostrará que dicha página ya no existe. Y no existe, por la razón aquí explicada. Otro ejemplo, en la sección de “Sectas”, había una amplia investigación sobre el grupo, “La voz de la Piedra Angular”. El sitio se veía así, en la siguiente dirección web:

http://www.volviendoalabiblia.com.mx/Sectas/La_Piedra_Angular/LaVozdelaPiedraAngular.htm 

Ahora, cuando usted abre esa dirección electrónica, podrá comprobar que dicha investigación le marca error. Saldrá algo como esto:

¿Lo ve? Y así con muchos de mis artículos, documentos y libros. De hecho, si usted visita toda la sección de “Sectas”, notará que solamente hay cuatro investigaciones disponibles: “¿Llegó la marca de la bestia?”, “El hablar en lenguas”, “¿Qué opina sobre las apariciones de la virgen?” y “Las Iglesias Bautistas y sus doctrinas”. Faltan otros documentos, como el que le he mostrado anteriormente, y otros más. Como verán, mis queridos hermanos, es MENTIRA que yo borré algún documento de mi sitio web. El contenido de Volviendo a la Biblia es sumamente amplio, y poco a poco estamos restaurando todo su contenido. El 11 de mayo, 2020, incluso, se anunció el nuevo diseño, y se informó que el sitio estaría en línea para el mes de junio. He aquí el aviso que hice en mi Facebook, el cual todo mundo bien podía leer sin problema alguno:

De hecho, si usted visita el sitio web ahora, notará que, en la portada, la sección de portada que dice, “Ver material de estudio bíblico”, todavía no está activa. La sección de “e-Sword” está incompleta. La sección “Bautismo” también está incompleta. Todavía hay muchos documentos por volver a subir al nuevo servidor, y publicarlos bajo esta nueva plataforma que estamos usando. Estoy aprendiendo a usar esta nueva plataforma, pues mis conocimientos de diseño y publicación son arcaicos. Hace más de 20 años que comencé a trabajar en mi sitio web, y las nuevas plataformas y medios para diseñar y publicar, son eso para mí, nuevas. Además, tengo otras responsabilidades de trabajo qué cumplir, por lo que, este nuevo servidor, y este nuevo diseño, no es algo que yo pueda tener listo en un día. Por tanto, y habiendo explicado todo lo anterior, ES MENTIRA cuando Fernando Mata dice que yo “borré” el artículo bajo consideración, es MENTIRA que quise ocultarlo a la hermandad, y es MENTIRA que haya hecho tales cosas por hacernos algún daño. ¿Qué será de Fernando Mata, si no se arrepiente de estas MENTIRAS? (cfr. Apocalipsis 21:8).

Cabe señalar que, dado que la controversia con respecto al bautismo está viva actualmente, hay un blog donde se publica todo lo relativo a dicha controversia. Y el correo donde Bill H. Reeves habla del asunto de nuestra comunión, está también allí, a la vista de todos (ir al blog), así como en el presente sitio.

FM: “¿Por qué lo borró Luévano? Muy sencillo: Porque ahora que varios de los testigos han estado compartiendo su testimonio de que Luis Barros es un acosador sexual, lujurioso, mentiroso y libidinoso, Luévano sabe perfectamente lo mucho que les afectará a él y a Barros el que se haga público que la razón por la que un hermano de gran y profunda sabiduría como el hno. Bill Reeves cortó comunión con él, fue por comulgar (¿O hemos de decir “solapar”?) con Luis Adriano Barros.”

Respuesta: Más mentiras, no fue “Porque ahora que varios de los testigos han estado compartiendo su testimonio…”, tampoco fue por haberse hecho público el asunto sobre “la razón por la que… Bill Reeves cortó comunión con él”. Esto es pura FALSA REPRESENTACIÓN del asunto, pura FALSEDAD. Lo único “sencillo” aquí es la habilidad de Fernando Mata para mentir contra su prójimo. Ni la palabra “solapar”, ni el nombre “Luis Adriano Barros” están en las palabras del hermano Bill Reeves. Fernando Mata mismo pregunta, “(¿O hemos de decir “solapar”?)” ¿Hemos de decir? Él lo puede decir, pero que nadie hable por otro. La mentira es atrevida, y Fernando Mata no conoce límites en esto. ¡Ahora habla por los muertos! El caso es que, si Fernando Mata tuviese una evidencia donde se demuestre que Bill H. Reeves hablaba sobre yo “solapar a Luis Barros”, hace tiempo que la habría presentado. Pero, como no la tiene, se ve en la necesidad de recurrir a la mentira, incluso poniendo ideas y palabras en la redacción de Bill H. Reeves. Él dice que lo ama, pero ¿qué clase de amor es este, que adultera descaradamente lo que nuestro hermano Bill H. Reeves escribió? Por tanto, ¿hemos de aceptar la interpretación de Fernando Mata sobre lo que dice Bill H. Reeves? En una ocasión, el mismo Bill H. Reeves me dijo, Hermano, que nadie hable por mí, no acepte palabra que supuestamente yo dije (Correspondencia Reeves-Luévano). Así que, como dije, Fernando Mata es libre de decir lo que se le venga en gana, pero que no hable por otros. La explicación de lo que quiso decir Bill H. Reeves con su mensaje, él mismo la dio, y en entradas futuras le mostraré la explicación que dio a unos hermanos que le cuestionaron sobre este asunto. 

FM: “Si Luévano dice que la razón por la que borró el documento no fue esa, entonces, ¿Por qué lo borró? Si el correo donde el hermano Bill Reeves testificó que no tenía comunión con Lorenzo Luévano por andar este “con un hermano de mala fama” (Luis Adriano Barros) no les afecta, ¿Por qué quitarlo de internet?”

Respuesta: Fernando Mata sigue dando patadas contra el aguijón, afirmando que yo borré dicho documento, lo cual, como he demostrado ampliamente y con lujo de detalles, es totalmente falso. Él ha quedado preso en su soberbia, y su lengua mentirosa le ha atado en ella (cfr. Salmo 59:12). Dice Proverbios que, “El justo aborrece la palabra de mentira; mas el impío se hace odioso e infame” (Proverbios 13:5). Fernando Mata ha llegado a ser “odioso e infame”, y no porque sea fiel y justo para con Dios y su prójimo, o para con sus enemigos, sino por sus palabras mentirosas. Cuidado, hermanos, porque si ahorita los alaba, mañana no reparará en hablar falsedades para dañarlos con saña infernal.

FM: “Cabe señalar que dicho documento fue incluido dentro del libro de Lorenzo Luévano “Respuesta pública a mis críticos y a su sectarismo”. ¿Habrá desaparecido el documento donde se presenta el testimonio del hno. Bill Reeves contra Luis Adriano Barros, junto con el libro mismo de Luévano? ¿Será que, por la situación actual en la que se encuentran Lorenzo Luévano y Luis Adriano Barros, tanto el libro de Luévano como el testimonio de nuestro amado hermano Bill Reeves, lejos de ayudarles, les afecta en gran forma?”

Respuesta: Así como los fariseos hacían preguntas con la esperanza de convencer al pueblo de que Jesús era blasfemo (cfr. Mateo 21:23), así Fernando Mata hace este conjunto de preguntas que nada prueban y, de hecho, son sin sentido, son ridículas. Él dice, “habrá desaparecido”, sembrando la idea de que, con intención, lo hemos desaparecido para que usted, estimado lector, no lo lea. Lo cual, como he explicado antes ampliamente, tal idea es ridícula y falsa. Pero no contento con esto, vuelve a decir que, “por la situación actual” y porque “nos afecta”, el libro ha “desaparecido”, lo cual también es absolutamente falso. No es por ninguna “situación actual”, ni tampoco porque nos afecte lo que el hermano Bill Reeves allí dice. Lo único que afecta aquí son las MENTIRAS Y CHISMES de Fernando Mata y sus cómplices. Eso sí afecta, dañando terriblemente su propia alma, y arrastrando a quienes sean engañados por él. Él sabe que no son pocos los que se deleitarán con los chismes que distribuye gratuitamente (cfr. Proverbios 18:8; 26:22). De manera carnal, Fernando Mata hace muchas acusaciones, lo cual también hacen sus “testigos”, NO POR HABER VISTO algo, sino por meras SUPOSICIONES Y MALAS SOSPECHAS (cfr. 1 Timoteo 6:4); todo lo cual explica LA CALUMNIA Y LAS MENTIRAS de Fernando Mata y sus “testigos” falsos. Así como en su tiempo muchos acusaban a Pablo de haber metido un gentil al templo judío, solo por haber visto que andaba con él en la ciudad (cfr. Hechos 21:29), así Fernando Mata y sus secuaces hacen muchas y graves acusaciones, entre las cuales, algunas son mentiras, pues no tienen pruebas para sustentarlas, y otras son chismes, y otras malas sospechas. Así que, y como he mostrado al principio, no solo ese, sino muchos documentos, por el momento, están fuera de la red. Fernando Mata miente; y miente más cuando hace referencia a un documento en el que supuestamente está “el testimonio del hno. Bill Reeves contra Luis Adriano Barros”, el cual tampoco existe. No existe un documento donde haya cierto “testimonio del hno. Bill Reeves contra Luis Adriano Barros”. Ese documento solamente existe en la enferma imaginación de Fernando Mata, lo cual, pone en evidencia su maldad y ennegrecido corazón. Cuando Fernando Mata dice que es un hijo de Dios, no le crea, pues con sus descaradas y grotescas mentiras, él mismo nos da evidencia de que es un hijo del diablo, pues como el diablo, “no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44). Fernando ya nos ha matado en su corazón, pues nos odia, y ahora quiere que usted, estimado lector, cometa el mismo homicidio, valiéndose de tan ridículas falsedades. ¿Caerá usted en esa trampa? ¡Cuidado! Usted puede verse arrastrado en el error de este inicuo.

Entonces, hasta aquí, he demostrado que cuando el detractor Fernando Mata dice que yo borré el documento donde Bill H. Reeves dice haberme excomulgado, es una ABSOLUTA MENTIRA. También he demostrado que, cuando Fernando Mata dice que yo borre dicho documento con la intención de ocultarlo de la hermandad, también MIENTE DESCARADAMENTE. Cuando dice que dicho documento fue eliminado por mí, por afectarme en algo, SIGUE MINTIENDO SIN PUDOR ALGUNO. Fernando Mata es MENTIROSO. ¿Qué hará nuestro atolondrado detractor? 

En los siguientes capítulos seguiré mostrando más mentiras, falsedades y engaños de Fernando Mata, así como de sus falsos testigos. Esto será para mostrar, que también es mentira cuando dice que yo solapo a Luis Barros, y también para mostrar que es mentira que yo sea “estafador” y “mentiroso”.  

Lorenzo Luévano Salas.

Un siervo de Cristo.

 

Deja una respuesta