Mata sigue pidiendo plata.

El detractor y falso maestro quiere “benevolencia” para que individuos o iglesias de Cristo le paguen “sustento” y “abrigo”; pero también “escuela”, “servicios”, y un indefinido, “etcétera”. He aquí la evidencia:

¿Es bíblico ayudar para “escuela”, “servicios”, y “etcétera“; y todo, según él, por dedicarse a la predicación? El sinvergüenza había dicho que jamás pediría dinero para dedicarse a la predicación, y que no era necesario recibir dinero para predicar. Dijo que viviría de sus estudios y de sus talentos. Sin embargo, y habiendo olvidado ese piadoso discurso, deja esa “gloria” y busca obtener dinero a como dé lugar. En su afán por no dedicarse al oficio del que dijo ser “excelente” y con muy buenos resultados para vivir, monetizó sus videos, luego reculó, para después agredir a iglesias e individuos y tacharlos de “tacaños”, “avaros” y lanzar amenazas de que se iban a ir “al infierno” por no darle dinero. Como eso no resultó como quería, ahora está pidiendo benevolencia.

El tema del dinero ahora está siendo recurrente en las publicaciones del detractor y falso maestro Fernando Mata, pero no para señalar que el ministerio debe ejercerse gratuitamente, o para presumir que él jamás viviría de la enseñanza bíblica, sino para pedir, pedir y pedir. Ha usado ya diversos trucos para pedir dinero. Primero, cambió su discurso para decir que sí era legítimo que el predicador viva del evangelio. No dio resultado. Monetizó sus videos, supuestamente, como acto de venganza contra los que lo atacan; pero, resultó más caro el caldo que las albóndigas. Bueno, entonces, si no me dan dinero, ya no hago más publicaciones. No resultó. Entonces, si no me dan dinero, son tacaños, avaros y van a la condenación. No resultó. Bueno, pues, a llorar, pidiendo benevolencia. ¿Lo ve? El tema del dinero, es asunto recurrente, pero, con el afán de hacerse de él, sabiendo que, personas fanáticas, estarán dispuestas a dar lo que sea por su fanatismo. Allí los tiene, idiotizados con el cuento de que es un predicador fiel, cuando no lo es. Con el invento de que es cristiano, cuando no lo es (pues no ha obedecido el evangelio que predica). Con el cuento de que la benevolencia es para suplir escuela, servicios y un indefinido “etcétera”. Lo interesante, es que esa publicación donde pide dinero, no hace discriminación diciendo, “los que creen o comulgan con los institutos anti bíblicos, o de la ofrenda para los no santos, o que el no cristiano debe de bautizar, o que sean miembros en iglesias liberales, no me manden. No me mande nadie que crea, practique o comulgue con quienes tienen errores doctrinales. No me manden si tiene comunión con Wayne Partain, o Gardner Hall, o con los falsos“. En eso, el detractor no hace distinción, no importa de dónde venga el dinero.

En seguida, mostramos una compilación de sus declaraciones, para luego mostrar su inconsistencia e hipocresía.

Deja una respuesta